13 mar. 2009

Soles


Ya no hay mas verano.
Fue de juegos y estampidas.
De permisos, agüitas de mar, viento en los ojos y pelo revuelto.
Levantarse, irse, volver, volver a irse. Desandar algun río y nadar por desiertos.
Veranos de transitar diluvios y pasar noches de rondas y besos.
De estremecerse y terminar de curar el alma una noche de frio.
Verano sin tiempo. O con el tiempo de amigo.

Y se terminó entonces el verano.
Y las fotos ya son sólo paisajes.
Y la historia se quedó en febrero.
Lindo y sano fue el juego. Amor de verano.
Se acabó el verano cuando esta mañana desperté y me di cuenta
que casi no recuerdo el color de tus ojos.

Ya es claro, nos entibian distintos soles.
Y saberlo debería alcanzar para que no duela.