3 may. 2007

Jugar a que somos...

Tan fino el límite, tan cálido el abrazo, tan compartido el descanso
Dónde podrías mirarme con esos ojos para que no me doliera?
Y si abrazarte a mis piernas te hace sentir redimido, cuándo empezamos a abrazarnos dormidos?
Si solamente nos acompañamos soledades, porqué seguimos inventando primeras veces aún sabiendo que son las últimas?
Sentir, hacerte sentir. En todo sentido.
Si sólo hacemos de cuenta que ocupamos un espacio, cuándo elegiste el piano y las velas?
Cuándo decís que no sabés que será de tu vida, porqué tus ojos vuelan a mi mirada esquiva?
Y si me alejo de las ganas de encontrarte para no perderme en tus ojos de decir cosas,
porqué quiero jugar otra vuelta?


Disculpen la asusencia...es que estaba ocupada viviendo.