11 abr. 2012

Casi puedo verte, cuando cierro los ojos. Es como si te viera mirarme. Escuchando la canción que no cantamos. Sentir como si nunca te hubiera tocado. Estremecerme con tu voz de desgarro. De cuando estábamos vivos, penando el destierro al que nos condenamos.
Desolado dijiste esta noche.
Te quiero Caro, dijiste una noche.
En otro carnaval. Llenos de nada.
Tan vos. Tan yo. El mundo ya giró.
Oliverio, no mires para abajo.

Otro mundo

Tener entre las manos tanta nada, tanto tiempo


Gritá, mi amor, gritá antes de que tu alma se muera.

Y tu voz en mis oídos
Tu primavera con mi nombre y nuestro verano en el olvido.
Entre el desorden de unas cajas, dejé perdidos unos cuantos sentidos
"A lo lejos alguien canta. A lo lejos" escribió Pablo en el exilio.
Se fue mi risa. Me queda todo.

Tan solita, entre tanta gente
Me soy infiel a mi misma cuando me resigno
La historia que nos esperaba se quedó en tu playa
Y tus luces siempre brillan, del otro lado del río

No, no te asustes Corazón, que el amor para mi es un cuento chino.