14 mar. 2007

This days

Hay días en los que ella elige no salir.
No salir en su caso no es quedarse adentro de su casa sino dentro de sí misma. Son días que se le dan una , dos o tres veces en el año.
Los ojos parecen somnolientos, los siente cansados de aguantar la lágrima fácil que tantas lágrimas le ha costado.

Seguramente en esos días ella tenga el cabello recogido al descuido en una tirante cola de caballo y con algunas orquillas reteniendo rebeliones. Andará por ahí con los jeans gastados y la remera negra, sentirá que en las pestañas le pesa mucho el rimel y que tiene los poros ahogados de cigarrillo.

Son días en los que reniega de sí misma, de sus falsas expectativas, de sus autoengaños , de sus vagas ilusiones y hasta de su prosa. Se reprocha tanta exposición, tanto impulso. No puede dormir.
Se pregunta de que sirve tanta fuerza, tanto ir tirando paredes si al final llega siempre al mismo lugar. Se cansa de ser fuerte y autosuficiente.

Días en los que los amigos están callados, girando en su propio mundo.
Días en que el teléfono suena para todo menos para decir lo que ella quiere escuchar.
Días de dientes apretados en los cuales no importan las lindas fotos ni el buen trabajo.
No importa ni la ropa ni la lectura ni el gimnasio. Días de reconocer las pérdidas. Días callados. Días eternos. Días de preguntarse ¿para qué?

En esos días ella va por la calle muda de tanto tararear esa canción, mira para abajo, se mueve despacio, quiere ser invisible. Espera y sin darse cuenta ya no desespera. Es que claro, sí las cosas no resultaron como ella esperaba siente que no puede seguir esperando.

Y todo se vacía de sentido y ella se culpa una vez más. Observa. Mira. Piensa que talvez si fuera más dócil, más paciente, más doméstica, más sencilla, más .......
Y en esos días recuerda aquello que una vez le dijo un desconocido....”Nos enamoramos Jessica Rabitt pero nos casamos con Laura Ingalls”. Por un instante en esos días ella quisiera ser más Laura que Jessica. Más fácil de domar. Tener un poco menos de expectativa. Volver el tiempo atrás.

Es que hay días en lo que ella, la que se lleva el mundo por delante, la que no tiene tapujos ni complejos, la que hace lo que piensa, la que muestra su piel y su alma crudamente, la que podría tener un hijo sin padre, una casa sin marido, la que maneja a su antojo los tiempos y ánimos, la que disfruta de dormir sola con la cama sólo para ella y que se agradece a sí misma su independencia; en esos días se siente sumamente pequeña, vulnerable, y agotada.
Y tiene miedo de volver a llorar. De ser grande y estar sola.
De haberse quedado sin nada para dar. De ser desechable. Olvidada. No amada. Una pobre mina.

En esos días se resigna a llorar un poco y a esperar que le toque ser mano, barajar y dar de nuevo.