20 abr. 2007

Ojos limpios


La noche se presenta un tanto abismal y por ésta vez quiero hacerla diferente. Quiero salir triunfante. Con los ojos limpios y la conciencia calma. No hay quién por fuera de mi historia. Yo la escribo. Me escribo. Y desde lejos digo basta. El límite es propio. El límite también tiene que ser para esos ojos. ¿Para qué rondar el abismo si la risa sigue por otros lados?. ¿Para qué perderme en convulsionadas confesiones? ¿Para qué apostarle a imposibilidades borrachas?. Yo estoy en paz, aunque la noche se presenta un tanto abismal. Podrás llorar lo que quieras. Podrás perderte en ausencias. Seguramente yo pueda quedarme tranquila. Mañana será otro día.