1 dic. 2010

Un hombre espera en la puerta. Ella con los tacos a medio poner corre a darse la última vista al espejo. Sus ojos brillan más que su ropa. En la puerta él se impacienta. Ella sabe que probablemente él no sea Él. Pero es nuevo y ella se siente viva. Aunque quizás mañana otra vez se despierte sola o lo que es peor, arrepentida. Un último retoque a los labios que brillan igual que los ojos. Menos que la ropa, más que el alma. Él espera, es nuevo, es nada, es todo para ella esta noche. Yo escucho sus tacos acercarse al ascensor y me recuerdo brillar. Afuera llueve. Ella brilla y yo me opaco. Mi vecina tiene una cita.

15 nov. 2010

Bailemos


El baile no fue tal. Despacio, me dejaste caer una vez más. Me acerqué a vos para ver si podía olvidarte y simplemente te encontré de espaldas. Como ahora, como siempre. Lo más triste de ya no querer es darme cuenta que todavía te quiero. Para tener tu admiración preciso una maestría. Casi siempre son injustas las mentiras.
Al final de esta muerte lenta, el paraíso nos espera en las puertas de nuestro propio infierno.

10 nov. 2010

Y esta mañana nocturna, me pone de cara a lo mismo de siempre.
Era distinto cuando yo creía.
Es igual ahora. Y pronto va a dar lo mismo.

20 jun. 2010

Con la frente marchita


¿Dónde queda lo que yo era?

¿En el Eladia Isabel fue que te llevaste mi verano?

¿En que cuadros se quedaron mis colores?

¿Cuándo todo se puso blanco y negro?

¿Qué lentejuelas se guardaron mis brillos?

¿Cuándo pasó tan rápido el tiempo?

¿A dónde voy a volver cuando te vayas?