18 feb. 2009

200

A veces soñé que olvidaba lo que cuesta el olvido.
A veces soñé que la lluvia ni me mojaba.
Es Buenos Aires y casi amanece.
Y de tanto andar en sueños olvidé los tiempos verbales.
Y digo entonces, a veces soñé que soñaba.
¿Hasta donde llega la utopía si quiero tenerlo todo?
A veces soñé que sabía hasta donde daba.
Regreso a casa de la rutina de escapar de la rutina.
A veces soñé que la realidad no me devora.
A veces soñé que quería mostrarte mi vida.
A veces, a la hora de dormir me despertaba.