16 oct. 2008

Sueño


Es fácil ahora ver donde queda mi lugar.
Aunque muchos indaguen y ni mi analista confíe en esta calma que traigo. Yo me creo. Hoy. Mañana se verá. Uno aprende tanto a caminar los infiernos que ya ni se quema en el fuego.
¿Qué me importa lo que vendrá?
Se me cierran los ojos y estoy liviana.
Hay crisis por todos lados.
Se me acaban los ahorros y me sobran las cuentas, habrá quien esta noche pueda respirar su ahogo en clonazepam o seguramente habrá quien tenga el alma pesada por estar donde no quiere estar. Habrá esta noche una mujer llorando a su madre y un marido calculando cajas para embalar.
Hay crisis por todos lados y yo sólo puedo respirar cada vez más. Habrá alergias de la época, días de festejo por gastar. Sólo pienso en ir al mar. De clarito y bambula, de pies, arena y gusto a sal.
Y no hay sicarios ni desidias esta noche. Las más lindas de las palabras más feas.
Se me cierran los ojos ya. Tengo sueño. Y voy a dormirme con la sonrisa que me trae la palabra más linda de las lindas palabras.
Paz.