23 oct. 2008

"Mi reina no se durmió"


Es que fue mucho el tiempo de lluvia y de tirar el alma a cualquier parte.
Y ahora que es tiempo de andar sin nubes ni cargas, es mi propio instinto de supervivencia el que no me deja vivir.
Es entonces cuando quisiera al menos, ser un poco más ingenua.
No, no voy a ponerme a pensar. Dejo los platos sucios para otro día y me llevo un poco de olor a vainilla en la piel.
El jardín se hace vida, se incendia mi noche de anoche y yo, con ojos brillando, me voy a respirar.