9 jul. 2008

Un lujo

Para los tiempos que venimos corriendo
Un lujo sabernos tanto
¿Será también lo mismo cuando todo es más de lo mismo?
Un lujo, que después de haberte querido sin querer aquella tarde de balcón y verano;
este invierno me arropes en tus mantas y brazos.
Un lujo entre tanta nada
Lujo de beso, intimidades y orgasmos
Un lujo que después de haberte sacado de mi vida la última noche de humo, pueda quedarme dormida tranquila en tu cama.
¿Cuándo no queda más por querer, es posible acaso transformarse en cómplices?
Entonces otra noche.
Y yo que ya no tiemblo cuando te veo llegar
Que ya no muero con cada puñal de tus ojos
Que ya no busco ninguna absurda señal,
Me doy el lujo de ponerme a salvo entre tus manos
Y vos que ya no me decís mentiras mientras duermo
Que ya no te preguntás por que no fue
Que ya no tenés ningún miedo
Te das el lujo de dormirme en tu alma.
Todos necesitamos alguien que nos quiera dijiste hace millones de sueños,
Yo no entendía lo que me estabas pidiendo.
Hoy por suerte no tenemos más posibilidades
Y podemos darnos el lujo de ser cómplices, sexo y abrazo
un lujo y un poco de la paz que nos merecemos,
una vez cada tanto.
Un lujo dormir con vos dijiste anoche antes de cerrarme con un beso los ojos. Yo dormí plácida y a tu cuidado.
A salvo, en el lugar menos pensado.