23 may. 2009

Esta mañana, abrazada al buen amor,
le sumé otro desvelo a tu olvido
y cerré los ojos
para evitar la lágrima
que prometí no volver a llorarte.